Hoy nuestra colaboradora #RealFooder Ana nos cuenta la historia  y el modo de preparación de una de las recetas más famosas de Andalucía, el gazpacho.

¡Hola a todos!

Seguro que muchos de vosotros ya habéis probado el gazpacho, o su versión más andaluza conocida como salmorejo, pero ¿alguna vez lo habéis hecho en casa?

Pues hoy os traemos la receta de esta delicia de la gastronomía española y, sobre todo, andaluza. Ahora que ya se va notando el calor, qué mejor que disfrutar de un vaso de gazpacho fresquito.

Antes de que conozcáis la receta, os dejo un poquito de historia sobre esta sopa fría. Su origen es incierto, aunque siempre se ha vinculado a Andalucía, donde el aceite de oliva (Jaén) y los productos de la huerta (como el tomate o los pimientos) son muy abundantes. La primera receta de gazpacho que se conoce se hacía con pan desmigado, aceite de oliva y vinagre, y fue el alimento principal de los campesinos ibéricos del sur.

El gazpacho ha ido evolucionando y también tiene sus variantes, como el salmorejo, muy típico en Córdoba (os recomiendo, si no habéis ido ya, visitar Córdoba y probar allí el auténtico salmorejo acompañado de un buen flamenquín-filetes de lomo o pollo enrollados con jamón y empanado), que es igual que el gazpacho, pero se le añade también pan, por lo que queda más espesa.  

Y sin más, ¡vamos a por la receta!

Ingredientes:

-1kg de tomates (bien maduros, para que tenga el característico color rojo)

-1 pimiento verde

-1 pimiento rojo

-1 diente de ajo

-1/2 pepino

-Un vaso de agua

-3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

-2 cucharadas de vinagre

-Sal al gusto

Como podéis observar es una receta muy ligera y apta también tanto para vegetarianos como para veganos ; )

Preparación:

  1. Troceamos todos los ingredientes indicados (tomates, pimientos, ajo y pepino).
  2. Metemos todos los ingredientes previamente troceados, junto con el agua, el aceite, el vinagre y la sal en un vaso de batidora.
  3. Batimos todo muy bien hasta que no quede ningún trozo.
  4. Dejar enfriar.

Una vez servido, se puede acompañar con taquitos de jamón o huevo duro. Una muy buena combinación es tomarlo también acompañado de tortilla de patatas, otro alimento esencial de la gastronomía española.

¡Espero que disfrutéis mucho de esta receta! Y ya sabéis, si la hacéis en casa no olvidéis mencionarnos en Instagram @esn_upo :D

A.C.G.