3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

En ESN tenemos muy presente la integración social y queremos que nuestros estudiantes conozcan las realidades sociales de sus ciudades, así como fomentar en ellos el sentimiento de voluntariado. Los estudiantes consiguen así una nueva perspectiva, dejando su pequeña huella en la sociedad hasta conseguir un gran impacto.

El pasado jueves 28 de noviembre, tuvimos la suerte de poder realizar una actividad de manualidades con ASPACE, Asociación Sevillana de Parálisis Cerebral, quienes mejoran las condiciones de vida de estas personas, ofreciendo unos servicios de calidad que den respuesta a sus necesidades y expectativas. La actividad consistió en realizar un Árbol de Navidad de los Deseos en el que cada uno escribiría algo que deseara. Nuestra estudiante Erasmus y nuestra coordinadora quedaron tan encantadas con la actividad, con el trato y con el ambiente tan bueno que se respiró en la asociación, que están deseando volver a realizar más actividades y talleres con ellos.

A continuación, os dejamos la página web de ASPACE para que la conozcáis más a fondo, así como el vídeo “Dale la vuelta”, realizado para la Campaña Del Día Mundial de la Parálisis Cerebral 2019 y la experiencia de las asistentes a la actividad.

 

Laura Fernández, Rota (Cádiz)

Se dice que “el tiempo es lo más valioso que una persona puede gastar” y yo digo que ojalá todos dedicaran su tiempo a los demás. 

Por un mundo más inclusivo, con menos prejuicios, más comprometido, más accesible y más solidario. Gracias a ASPACE y a su gente por hacernos sentir como en casa, por todo el amor y el cariño recibido, por tocarnos el corazón y por dejarnos formar parte de una tarde tan bonita como la que vivimos. Preocuparse por los demás, atreverse por los demás, compartir con los demás.

 

 

Victoria Reyes, México

"El amor existe en todos lados". Es la reflexión que me llevé de asistir a la asociación ASPACE, dedicada a la atención de personas con parálisis cerebral. Por ser individuos con una condición que los limita en ciertos aspectos, queremos tratarlos como si fuesen muy distintos de nosotros, cuando en realidad, podemos convivir con ellos de manera plena. Ellos bromean, ríen, aman, incluso usan redes sociales al igual que lo hacemos los demás. Yo deseo con todo el corazón que más personas se atrevan a vivir la experiencia de pasar tiempo junto con estos increíbles seres humanos y que cada vez seamos un mundo más inclusivo y menos cerrado.